Regalos de la naturaleza.

Una maravilla natural se refiere a un lugar donde el poder de la madre tierra deslumbra, es decir, donde no es la mano del hombre la que ha creado maravillas, sino la naturaleza.

Quintana Roo es un estado que se caracteriza por su impresionante belleza natural, donde se vislumbras hermosos atardeceres, un mar turquesa, pequeños mundos de arrecifes, entre otros.


Arrecifes en Cozumel

Los numerosos arrecifes, la abundancia de vida marina, la agradable temperatura y transparencia de las aguas que permiten una visibilidad hasta de 40 y 50 m, hacen de Cozumel uno de los cinco mejores destinos para el buceo del mundo.

En la costa occidental de la isla hay alrededor de 25 arrecifes. Algunos, en aguas relativamente someras y tranquilas, son accesibles a buzos novatos. Otros sólo para buzos experimentados. Entre ambos extremos, hay arrecifes para intermedios y avanzados, y todos son parte del Parque Marino Nacional Arrecifes de Cozumel. El buceo en Cozumel se realiza “planeando” sobre el fondo, pues el buzo simplemente se deja llevar por las corrientes.

Entre los arrecifes de Cozumel se hallan enormes cantidades de, peces de los más variados tamaños, formas y colores, incluso gigantescos meros y chernas que, habituados ala presencia humana, se dejan observar de cerca. Otra característica de los arrecifes de la isla es la profusión de gorgónidos, corales blandos y flexibles popularmente llamados abanicos.

Entre los principales arrecifes se pueden mencionar los siguientes, (enlistados según la dificultad de su exploración, cada uno tiene características y fauna específicas); Paraíso Norte, Paraíso Sur, Balones de Chankanaab, Jardines de Palancar, La Herradura, Pared de Villa BlancaPara Intermedios, San Francisco, Punta Tunich, Tormentos, Paso del Cedral, Santa Rosa, Cuevas de Palancar, Colombia, Punta Sur. En algunos, como Paraíso y Chankanaab, es popular el buceo nocturno.


Punta Laguna

En la carretera de Cobá a Nuevo Xcan se halla Punta Laguna.Su nombre se debe a una enorme laguna cerca de la carretera. Se observan algunos vestigios mayas. Don Serapio, custodio y personaje destacado del lugar, invita a los visitantes a navegar en cayucos por esta laguna de claras aguas. Al amanecer y al atardecer, se distinguen monos araña saltando entre las ramas de los árboles. En la selva hay más de cien especies de aves y cohabitan venado, jabalí­, tigrillos, tortugas y lagartos.

El cuidado que los mayas dedican a este lugar merece el respeto del visitante. La base del sustento de los pobladores son las tradicionales milpas, la venta de miel y las aportaciones que hacen los visitantes al ser guiados en un recorrido por la selva o al navegar en la laguna. El 3 de mayo se celebra la ancestral ceremonia Chac Chac, en honor del dios de la lluvia.


Chemuyil

Chemuyil es una bella bahía con suave arena blanca bañada por el Caribe y rodeada por una selva exuberante y bella. Tiene un cómodo restaurante y excelentes platillos de mariscos y pescado fresco. Las aguas son poco profundas y gozan de una excelente visibilidad, por lo que es un lugar ideal para niños. Hay facilidades para acampar y un hotel con todas las comodidades.


Cavernas de Sacbé

Una de las cavernas más bellas de la península, repleta de estalactitas y estalagmitas que se encuentran tanto en la bóveda como debajo del agua. Hay Facilidades para nadar y esnorquelear y una caverna sin agua para meditación y yoga.


Cenotes en la Riviera Maya

A lo largo de la costa proliferan cenotes y cuevas.

El buceo en cenotes es peligroso y sólo para espeleobuzos experimentados, para buzos certificados acompañados de un guía de cuevas profesional (esto solamente en el área de la luz natural), Tambí­en, hay tours a algunos cenotes y cuevas en el sur de la Riviera Maya que incluyen esnórquel y paseos por la selva que son aptos para toda la familia.

Destacan los siguientes: Cenote Nohoch Chic, Cenote Dos Ojos, Cuevas de Aktun-Chen


Xcacel

En una bahí­a de un kilómetro se halla Xcacel, romántico y apacible sitio. Se ubica a 51 km de Playa del Carmen (40 minutos). Xcacel también es uno de los lugares preferidos de las tortugas marinas, pues ha sido decretado santuario de esta especie, y para el cuidado y preservación de estos fascinantes animales se estableció un campamento. Por su brillante arena blanca, aguas tranquilas y atmósfera calmada, Xcacel es el lugar perfecto para pasar una tarde apacible.

El hermoso paisaje se complementa con los manglares que al sur de la bahí­a rodean un interesante cenote. Las instalaciones son rústicas y económicas; hay área para acampar y para vehí­culos recreacionales, baños y regaderas. El restaurante prepara excelentes platillos de pescados y mariscos.